Blog
Legaliboo

El acuerdo de confidencialidad con empleados: ¿Qué es y por qué debemos firmarlo?

Cuando contratamos a un empleado o colaborador esperamos siempre lo mejor de él. Tenemos muchas cosas que tener en cuenta, sobre todo que su perfil se adapte a lo que estamos buscando pero también necesitamos que nuestra información esté a salvo y para eso es imprescindible firmar un acuerdo de confidencialidad.

Pero, tampoco debemos olvidarnos de una parte muy importante en nuestro negocio que es el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre).

[bctt tweet=»Protege los datos de tu empresa mediante la formalización de un acuerdo de confidencialidad.» username=»legaliboo»]

¿Qué es un acuerdo de confidencialidad?

Un pacto de confidencialidad es aquél acuerdo alcanzado entre empresa y empleado cuyo objetivo es mantener en secreto cierta información reservada de la empresa durante la relación laboral o mercantil y una vez finalizada la misma.

Señalar que, aunque no es obligatorio firmar un pacto de confidencialidad entre empresa y empleado, el deber de secreto existe siempre (según art. 5.1.a del Estatuto de los trabajadores que establece los deberes básicos de los empleados: “Cumplir con las obligaciones concretas de su puesto de trabajo, de conformidad con las reglas de la buena fe y diligencia.” )

Sin embargo, siempre recomendamos firmar un contrato de confidencialidad con aquellas personas que intervengan en el tratamiento de datos de la empresa.

Contenido del acuerdo de confidencialidad:

  • Las partes afectadas.
  • Definición de confidencialidad.
  • Obligaciones de las partes, especialmente las del empleado.
  • Consecuencias en caso de incumplimiento: penalización y sanciones.
  • La duración de la cláusula del deber de guardar secreto.

¿Por qué debemos firmar un acuerdo de confidencialidad con empleados?

Cuando firmamos un contrato de confidencialidad conseguimos preservar nuestros derechos:

 Evitamos que los empleados desvelen información a terceros.

Así cuando abandonen su puesto de trabajo no pueden llevarse información confidencial o reservada, nuestra base de datos, desarrollo de nuevos productos o métodos de producción, investigación o estudio de un producto, datos financieros, información de clientes, herramientas de la empresa, etc.

 Utilizamos el acuerdo de confidencialidad como prueba en juicio.

Puedes utilizar este documento como prueba en un juicio para acreditar que el trabajador conocía su obligación de mantener el secreto y confidencialidad.

 Especificamos las consecuencias del incumplimiento del deber de secreto.

En este apartado podemos pactar una penalización económica por incumplimiento del deber de confidencialidad.

Supongamos una agencia de publicidad que tras despedir a una empleada, ésta empieza a trabajar en una agencia de la competencia. Poco tiempo después observamos cómo la competencia está utilizando datos confidenciales de nuestras campañas de publicidad y marketing para vender sus servicios a potenciales clientes.

Firmar un acuerdo o pacto de confidencialidad nos facilitará las cosas en caso que tengamos que ir a juicio.

De todas formas, como decíamos más arriba, el empleado no está obligado a firmar el acuerdo de confidencialidad y la negativa a firmar no puede ser objeto de despido.

Esperamos que te haya servido de ayuda y ya sabes, si estás pensando en contratar a un empleado es conveniente proporcionar la firma de un contrato de confidencialidad con empleado.

Otras entradas relacionadas AQUÍ.

Un contenido original de Legaliboo.

También puede interesarte

Conoce a nuestro Community Manager

Desde el equipo de Legaliboo damos la bienvenida a nuestra nueva incorporación, Rubén García, un experto en redes sociales con el…